jueves, 5 de junio de 2008

Peregrinos en Cizur

El goteo de peregrinos a Santiago es incensante desde Pascua. Los veo todos los días subir la cuesta larga de Cizur Menor, villa vieja y navarra, con sus mochilas, sus bastones y sus esperanzas a cuestas. Los hay jóvenes y viejos, en esta época casi todos extranjeros. Algunos en bicicleta y, de cuando en cuando, a caballo o en burro, que de todo hay.

Vienen del campus de la Universidad de Navarra, ancho y verde y jacobeo, donde su Alumni expide la Credencial Universitaria, criatura que crece fuerte alimentada por el orensano José Antonio Fernández, alma del Camino universitario.

Esta semana, como cada mes de junio, la Encomienda centenaria de la Orden de Malta en Cizur Menor abre sus puertas. La preciosa bandera de la orden -campo rojo con la cruz blanca de ocho lenguas- lo anuncia desde el torreón de la iglesia de San Miguel (románico del XII). Si el estandarte ondea, es que hay refugio cierto. Al frente de los caballeros está un año más Joaquín Mencos, capitán de un grupo de incondicionales albergueros, nuestro Martín de Redín particular.

La novedad de esta primavera es que el nuevo párroco cizurense, Peio Obregozo -pastor bonus-, celebrará misa dominical y vespertina en la encomienda. Así que la bendición latina que se recita en Roncesvalles se oirá también en los muros añejos de la iglesia sanjuanista. Laus Deo.

Peregrinos a Santiago. El Apóstol los ve desde su casa de piedra, allá en Compostela, y los protege, sobre todo de sí mismos. Los caminantes -cristianos unos, otros no- ignoran lo que hacen cuando inician el Camino. Lo sabrán cuando lleguen y no sean los mismos. La mano de Dios no se ha encogido.

Hasta entonces les espera el Alto del Perdón, las vides -aún verdes- de Azofra, la sopa de ajo en San Juan de Ortega y las rampas terribles de la Cruz de Ferro y el Cebreiro. Al final, cheios de gozo, divisarán Santiago y las torres del Obradoiro y las campanas volteando de alegría al verles llegar. Ultreia et Suseia.

3 comentarios:

BILEHC dijo...

jajajajajaja...vaya pintas que tiene Isaías...y después se mete con mi traje de lino y mi sombrero...jajajajaja...


...el que no ha cambiado nada es el Sr. Torregrosa...

cuando os toque la etapa de Ponferrada, os invito a algo. Coño.


Saludos desde El Bierzo.

Nacho Uría dijo...

Ya ves Etíope. Somos una banda de frikis. Torregrosa pesa exac-ta-men-te lo mismo que hace 10 años. Un cuto, vamos. Pero va al camino vestido de jugador de pádel. Isaías es un fenómeno, ya le ves.

Cuento con esos vinos en Ponfe. Por cierto, Celtics 1-Lakers 0

Matías dijo...

Nacho, enhorabuena por tu blog. A mis favoritos vas.