miércoles, 4 de junio de 2008

La gran esperanza blanca


Yes, he can. Definitely. Certain. Por primera vez un afroamericano puede ser presidente de los EE.UU. Barack Obama va a disputar la gran final del circo político estadounidense, los play-off para el título. Su enemigo será The Old Jack (McCain), un enemigo duro de pelar como ya demostró a los vietnamitas.

En el camino a la Casa Blanca, Obama se ha cobrado una pieza mayor: Hilaria Clinton. O más bien ese "Mad Mix" que algunos llaman Billary (Bill+Hillary), el producto más perfecto del establishment de Washington. The Odd Couple. Hoy más extraña que nunca y encima con unas deudas de 20 millones de US $ (la mitad enjuagadas con fondos familiares).

Ahora empieza todo. The Show Must Go On. Un blanco viejo contra un negro flaco. Ambos candidatos mejoran al actual presidente, W, al que no veo de conferenciante por medio mundo como Clinton (Bill) o el Sumo Sacerdote de la Nueva Religión Medioambiental, Al Gore.

John McCain está en el ala izquierda del GOP y Obama no sabemos donde está, al menos con certeza. En algunas cosas está enseñando la patita (diálogo con Cuba, subvenciones a la agricultura, más diplomacia y menos ejército), pero en otras sigue navegando entre dos aguas, atento a las encuestas, pendiente de los editoriales del NY Times. Si gana, hará buenas migas con nuestro presidente Rodríguez. ZP para los amigos.

En España, la prensa liberal ("liberal" en sentido americano, es decir, El País y Público) se muere de gusto con el resultado de las Primarias y presenta a Obama como el Kennedy del siglo XXI. Un Self Made Man que conoce el lado oscuro del sueño americano (mulato, escarceos con las drogas, infancia en Indonesia, amistades peligrosas -tanto su incendiario padre espiritual como el turbio asunto de financiación en Chicago-), pero que ha aprovechado sus oportunidades. Olvidan que su padre (keniano y negro, es cierto) era un economista formado en Harvard (eso también es cierto). La Alumni Association debe de funcionar muy bien, porque el pequeño Barack también estudió en Harvard

La prensa conservadora (ABC, La Razón) no da saltos de alegría con McCain, pero su apuesta por el republicano es clara. Lo definen como "Previsible", "Realista", "Consistente". O sea, un tipo gris al estilo Rajoy: incapaz de ilusionar a nadie, pero fiable para tiempos de incertidumbre. ¿Como Rajoy? Oh! My Godness!

Pedrojota, fiel a Pedrojota hasta la muerte, se ha instalado en un calculador Wait & See. Su editorial del 10 de febrero titulado "Mejor Billary en mano que Obambi volando", le retrató con claridad, pero eso no es problema para el director de El Mundo, que lo mismo dice Digo, que Diego, que Mariano, que Aguirre.

En fin. Ese fino y veterano analista que es MAJ (Miguel Ángel Jimeno, de La Buena Prensa) está convencido de la victoria de McCain. Yo pienso que el negro Obama va a ser el próximo presidente. Cualquiera de los dos (de ellos dos, ni MAJ ni yo tenemos esas pretensiones), será mejor que Bush Jr. al que despediremos con lágrimas de alegría. ¡Como si a alguien le importara lo que pensamos en los suburbios del Imperio!

3 comentarios:

maj dijo...

Eso de que no tenemos esperanzas de ser elegidos... Si las tiene Obama...
Va a tener que hilar muy-muy fino en la elección de su number two, porque él no pilla ni medio voto hispano. Me parece que ahí se juega todo.

A pesar de los pesares, que son casi todos (al ZP made in USA le apoyan casi todos los medios, aunque no sé muy bien por qué), mi apuesta no cambia: ganará el abuelo (del que se estará o no de acuerdo con los que piensa y propone, pero al menos sabemos de qué va. Porque en Obama lo habitual —mucho antes, antes y ahora— es el no sabe-no contesta).

Abrazos, MAJ

Luis dijo...

Como pasó con anteriores comicios (Al Gore y John Kerry), los medios y políticos españoles elegirán a su candidato vencedor y se dedicarán a dar lecciones de democracia a los estadounidenses (que llevan más de 200 años dedicándose al negocio este del gobierno del pueblo). Después los gringos votarán y aquí habrá sorpresas. Cómo son los yanquis.
Yo voto a quién vote Maj.

Nacho Uría dijo...

En eso has acertado Luis. Si Zapatero y "El País" apoyan a Obama es mejor que el moreno se ponga a temblar. Cada vez que vaticinan un triunfo, sale lo contrario (Kerry en 2004, Merkel en Alemania, etc. etc.)