domingo, 20 de diciembre de 2009

Buried!

Estamos literalmente enterrados por la nieve en la peor tormenta que se recuerda en Washington DC. Así que el Capitolio (en la foto) y la Casa Blanca están más blancos que nunca.

A primera hora de la tarde se habían superado las 24 pulgadas de nieve (60 cms.) en toda la capital y las poblaciones cercanas (Bethesda -donde vive la infanta Cristina y los Urgangarin y también los Uria-, Arlington, Rockville, Potomac). Es el nuevo record para el mes de diciembre y procede de una medición de 1932.

La cosa empezó ayer, hacia las nueve de la noche y no ha dejado de nevar hasta hace un rato. Durante todo el día hemos estado a -4ºC, que son unos 20ºF. De hecho, ahora mismo estamos a -9ºC aunque la ventisca rebaja la sensación términa hasta los -13ºC.

A la 1PM se cancelaron los trenes y dos horas más tarde el autobús y el metro. Los quitanieves no dan abasto (lo normal en esta época son 5-6 pulgadas) y prácticamente nadie circula por las calles. Delante de nuestra casa tenemos, literalmente, los coches sepultados y durante todo el día he trabajado como un astur para mantener un caminito desde la parte trasera de la casa hasta la calle. Más o menos 25 metros, pero que me recuerda mucho a la nevada inolvidable (como la quiosquera) que Fellini inmortalizó en Amarcord.

Los niños han hecho de niños durante un rato, pero enseguida se han metido dentro de casa a ver nevar. Porque ha estado cayendo 25 horas. A lo grande, como casi todo en este país. Así que, después de tirarse algunas bolas de nieve y de perder la pala (que desapareció en la manta blanca), se han dedicado a jugar al Monopoly hasta la hora de la cena (a las 5:15 PM). Entre medias, casi cometo un infanticidio (por lo de la pala). Además, un cable de electricidad está cruzado en mitad de la calle y, conociendo lo desastrosos que son los servicios públicos, echará raíces antes de que vengan a retirarlo los de Montgomery County (que es como la Cendea de Cizur, pero peor).

Mañana será otro día, aunque no se sabe si abrirán los aeropuertos y cómo vamos a ir a misa. Dios proveerá.

2 comentarios:

jlcea dijo...

Otra experiencia más. Esto lo contarán los críos toda su vida (...pues yo cuando vivía en Washington...).
Ahora solo falta que los Redskin ganen la NFL (milagros a Lourdes).

Por Navarra también estamos nevados y helados, pero somos más modestos...

Inés Royo dijo...

Ayyy!!!! y me lo perdí, y menos mal que cambié mis tickets de vuelta porque sino paso la Nochebuena contigo en Bethesda...
Espero que vaya bien la Navidad por DC, en 13 días estoy de vuelta.
Si quieres algo ya sabes, pero gracias al garrulo que quiso atentar hace una semana no me pidas derivados del cerdo que esta vez no me la juego.
Abrazo grande